La dietista le guiará sobre que alimentos tienen propiedades antiinflamatorias y así ayudar a prevenir el riesgo de la enfermedad

La alimentación excesiva en calorías, grasas saturadas, proteínas y azúcares simples, e insuficiente en otros nutrientes es una causa principal de pérdida de años de vida.

Las formas de enfermedad cardiovascular son: hipertensión, enfermedad cardíaca coronaria (ECC), ictus o accidente cerebrovascular, cardiopatía reumática o insuficiencia cardíaca.

La mayoría de casos de ECV se produce por isquemia u obstrucción de una arteria, lo que reduce o cesa el aporte de sangre en la zona afectada. La causa mas frecuente de isquemia es la Aterosclerosis.

A consecuencia de estos cambios, se desencadena una respuesta inflamatoria que lejos de recomponer la lesión, constituye parte del agravamiento de la misma. Al contrario de lo que ocurre cuando nos hacemos una herida en la piel, que a consecuencia de la inflamación, enrojece, forma una postilla y finalmente, se cura.

No obstante hay que destacar que el proceso aterogénico, es reversible; será tanto menos reversible cuanto mayor sea el daño, o una vez sufrido un accidente cardiovascular. Por esta razón la prevención es un aspecto clave.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden causar el inicio de la aterosclerosis son:

Dislipemia o alteración de los lípidos en sangre.
Hipertensión.
Tabaquismo.
Diabetes.
Obesidad.
Hiperhomocitinemia.
Dietas ricas en grasas y colesterol.
Un colesterol HDL (el colesterol bueno) alto, es un factor de riesgo negativo, es decir, resta riesgo de ECV.

Hipócrates: “Deja que la comida sea tu medicina y que la medicina sea tu comida”